El apego emocional con peluches un factor diagnóstico

La práctica cotidiana, desde hace algún tiempo, ha revelado que los pacientes que tienen uno o más muñecos de felpa en su habitación sufren con frecuencia un trastorno límite de la personalidad.

Los peluches en este caso como los animales tienen un efecto protector que proporciona calidez, cercanía y consuelo, tanto para niños como para adultos.

Investigaciones realizadas por científicos del Hospital Universitario de Ulm han descubierto que los pacientes con trastorno límite de la personalidad también desarrollan un vínculo emocional intenso con los peluches; donde al parecer, estos peluches benefician la habilidad para regular las emociones y sentimientos.

Para los pacientes que sufren un trastorno límite de la personalidad y tienen un peluche, durante el día, el muñeco ayuda a los afectados a tranquilizarse y de noche los ayuda a dormirse; como pasa en el caso de los niños pequeños. Calos Schönfeldt – Lecuona, uno de los autores del trabajo, indica que “si un adulto no puede separarse de su peluche porque este tiene un significado emocional importante para él, ello es un indicio de que existen déficits en el proceso de las emociones y un apego inseguro”; ya que el trastorno límite de la personalidad se caracteriza por impulsividad e inestabilidad emocional, los miedos, el apego y hasta por la depresión.

Los investigadores usaron como muestra 16 mujeres con trastorno límite de personalidad, donde examinaron mediante electroencefalografía su actividad cerebral; mostrándoles imágenes de sus peluches, de objetos familiares u otras de cosas desconocidas o imágenes neutras, para hacer luego una comparación de resultados con los objetos sin el trastorno.

En este estudio se logró determinar que las áreas cerebrales relacionadas con el procesamiento de las emociones propias manifestaban una mayor actividad en las pacientes; siendo esta respuesta más intensa cuando mayor era la depresión y el miedo de perder a una persona querida.

Los investigadores alcanzaron a concluir que una relación emocional estrecha hacia los peluches puede considerarse un indicio importante para el diagnóstico del trastorno límite de la personalidad. Si se tiene conocimiento de estas relaciones también puede ayudar a determinar el éxito de tratamientos farmacológicos o psicoterapéuticos.

Esther R.

Leave a Reply