Síntomas de estrés infantil ¿cómo detectarlos?

Los casos de niños con estrés infantil se han disparado en un 60 por ciento, en comparación con los datos de hace 20 años, siendo el ritmo de vida de los padres, con horarios incompatibles lo que establece una marca importante en los pequeños de la casa.

En la actualidad son tres de cada diez niños con padres trabajadores que sufren de aumento de la irritabilidad y cambios constantes en el estado de ánimo. Los horarios rígidos, la lejanía entre los colegios y los centros de trabajo, o el volumen de las tareas puede reflejar en ellos constantes cambios de humor.

Para determinar si el niño sufre de estrés infantil, lo primero que debemos hacer es observar su conducta, estar pendientes de bajo rendimiento en las actividades de su rutina diaria, la perdida de concentración, la aparición de irritabilidad y mal humor, si existe desmotivación para todo, contestaciones fuera de lugar, cansancio, pereza, dejadez, cambios en sus hábitos de estudio, comportamiento apático o de rechazo, modificaciones o problemas en su alimentación, entre otros.

Es muy importante que los niños no se vean afectados por el estrés de los adultos, por eso, cualquier técnica para la reparación del equilibrio físico y mental es bueno, como el mindfulness y la meditación.

El centro especializado en mindfulness, Denken, indica que cada vez reciben más niños con problemas de estrés derivados de horarios imposibles en el que los padres se ven desbordados, y los niños sufren las consecuencias. Este es un centro especializado en la terapia para combatir problemas de ansiedad y estrés.

Italo Maione director del centro, afirma que “problemas para dormir, terrores nocturnos o hábitos nerviosos son otras de las manifestaciones, además de la irritabilidad y enfermar de forma habitual. Las consecuencias del estrés en los niños además no sólo son de origen físico, sino emocional y cognitivo. Por eso, actividades como el mindfulness son necesarias para recuperar y rehabilitar las funciones cognitivas y controlar el estado emocional a través de la atención plena”.

Esther R.

Leave a Reply